El Katana de Javier con sus simpaticos pilotos