El Missubishi Zero de Eusebio de la Guía en una pasada por la pista